¿Eternidad en Cristo o Fuego en el Purgatorio Católico?

Por Richard Bennett and Stuart Quint

La Iglesia católica romana deletrea su enseñanza sobre la vida después de la muerte con el titulo “La Purificación Final, o Purgatorio”:

“Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la del cielo.” (1)

¿Es realmente necesario el Purgatorio para que las personas estén “seguras de su salvación eterna”? ¿Dios realmente inventó esta “Purificación Final” con el objetivo “de alcanzar la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo”? ¿Realmente Jesucristo murió para que la gente pudiese ayudarlo a prepararnos para la vida eterna?

El Evangelio de Cristo Niega el Purgatorio Católico

Dios nunca enseño tal crudo invento Papista como el Purgatorio. De echo el Purgatorio niega la esencia misma de Su misericordia y la suficiencia de la expiación de Cristo en la cruz.

El Señor Jesucristo voluntariamente murió una vez par siempre por los pecados del creyente. Él murió en nuestro lugar para pagar la deuda que nunca podríamos pagar. Como las Escrituras claramente establecen “quien llevó el mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.” (2)

¡Que devastador es que los católicos continúen confiando en cosas que no pueden salvarnos de la ira del Señor Dios! Sin embargo, a los católicos se les enseñan a no confiar en el único sacrificio suficiente de Jesucristo. El Señor Jesucristo apareció para que por “en esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.” (3) por Su sacrificio “a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasad por alto, en su paciencia, los pecados pasados”. (4)

La Iglesia católica romana aún resiste la expiación de Cristo según el Vaticano II:

“Los pecados han de ser purgados en este mundo, con los dolores, miserias y tristezas de esta vida y especialmente con la muerte, o bien por medio del fuego, los tormentos y las penas catharterias en la vida futura.” (5)

Las enseñanza católicas romanas también contradicen otro logro del Señor Jesucristo: La purificación de los pecados. El Señor en la Escritura señala “habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.” (6) El Apóstol Juan también proclamó “y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.” (7)

Purgatorio: Otro Instrumento de la Opresión de Roma Sobre las Personas Católicas

¡Que terrible engaño imponer a fieles católicos romanos que buscan en su Iglesia romana por tal invención! La misma razón y propósito por el cual el Señor Jesucristo se hizo hombre y sufrió una muerte tan atroz fue para expiar el pecado, de una vez para siempre, por Su sacrificio perfecto.

En contraste, reconciliarse con Dios es difícil para los católicos. La Iglesia católica romana los adoctrinan que la única manera de las paz con Dios es a través de un largo camino de vida de obras, recibiendo los sacramentos, yendo a Misa y haciendo penitencia.

L.H. Lehmann, un ex sacerdote católico que se creció en Irlanda a principios del siglo XX, describe lo espiritual y psicológico de los católicos irlandeses:

“Una sensación de miedo constante eclipsó todo. El miedo arraigado es, de hecho, la nota predominante que corre a través de la vida de todos los niños nacidos y criados en Irlanda católica. Pocos se deshacen completamente de él después da la vida, incluso en America. Ese miedo concierne todo en esta vida en la tierra, y aún más terrorífico es el miedo a los terrores en la vida más allá de la tumba.” (8)

La Iglesia católica romana aún tiene que definir cuándo el Purgatorio realmente termina para las almas que sufren. El famoso Jesuita Robert Bellarmine dice:

“No hay duda de que los dolores del Purgatorio no están limitados a diez y veinte años, y que en algunos casos duran por siglos completos. Pero permitir que sea cierto que su duración no exceda de diez a veinte años. ¿Podemos considerar que no es nada soportar durante diez y veinte años los sufrimientos más insoportables si el menor alivio?” (9)

¡De echo la descripción del sufrimiento en el Purgatorio en comparación con el Infierno es similar, sino idéntica en términos de intensidad y calidad! El teólogo Católico Tomas de Aquino declaró:

El fuego del Purgatorio es igual en intensidad al fuego del infierno, y que el mínimo contacto con él es mas aterrador que todos los sufrimientos posibles de esta tierra!” (10)

El Señor Jesucristo reconcilio a los creyentes con Dios, cambiando sus relaciones con Dios de hostilidad a una de harmonía. La conclusión de la reconciliación de ustedes como personas humanas con Dios ocurre cuando se arrepienten y confían en el Señor Cristo como sus Salvador. “en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riqueza de su gracia.” (11)

La única manera correcta de responder a los logros de Cristo y recibir la verdadera reconciliación con Dios es una de arrepentimiento y fe. Debemos poner nuestra confianza en Cristo y dejar de confiar en cualquier otra cosa. El Señor hizo la voluntad del Padre abundantemente clara:

“Esta es la obra de Dios, que creaís en el que él ha enviado.” (12)

“Arrepentíos, y creed en el evangelio.” (13)

“Por lo cual como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto.” (14)

¡Las Indulgencias Católicas Romanas Carecen de Todo Mérito con Cristo!

La Iglesia católica romana reconoce que su falsa doctrina del Purgatorio crea problemas para sus seguidores. Roma también explota indulgencias como otro instrumento para dominar las mentes y los corazones de las personas católicas. Los católicos devotos que buscan mitigar su tiempo de sufrimiento en el Purgatorio están ansiosos por buscar indulgencias del Papa.

El Concilio Vaticano II reafirma la vieja practica de indulgencias:

“La vigente persuasión en la Iglesia de que los pastores de la grey del Señor podían librar a los fieles de las reliquias de los pecados por la aplicación de los méritos de Cristo y de los santos, poco a poco , a lo largo de los siglos, por la inspiración del Espíritu Santo, alma del pueblo de Dios, surgió el uso de las indulgencias.” (15)

De hecho, la práctica de las indulgencias era desconocida para la iglesia primitiva. La práctica surgió en algún momento de la Edad Media. El primer Papa conocido que concedió una indulgencia plenaria (una total exención del sufrimiento en el Purgatorio por un período temporal )fue el Papa Urbano II en 1096 en el Sínodo de Clermont. El ofreció indulgencia plenaria a aquellos que lucharían en las Cruzadas. El Papa Clemente VI (1342-1352) definió formalmente las indulgencias como el “tesoro de la Iglesia” Romana, que puede transferir los “méritos excesivos” de un creyente a otro. El Papa Sixto IV en 1477 extendió la aplicación de las indulgencias a los muertos y no solo a los vivos. (16)

Roma intenta racionalizar esta absurda práctica citando como autoridad al apócrifo 2 Macabeos como sustentador de sus doctrinas de indulgencias y del Purgatorio. (17) Los argumentos de Roma carecen de fundamento. Judíos antes y después del ministerio terrenal de Jesucristo rechazaron los libros apócrifos como inspirados por Dios y dignos de ser incluidos en las Sagradas Escrituras. Más importante aún, porciones de estos libros niegan la clara enseñanza de Jesús y los Apóstoles. (18)

El Catecismo de la Iglesia católica omite un detalle interesante en su cita de 2 Macabeos como autoritario para el uso actual de las indulgencias. Al igual que para las misa por los muertos, las indulgencias también implican una remuneración financiera significativa por un “sacrificio expiatorio” de un sacerdote católico. (19)

Sin embargo, a pesar de los argumentos claros que refutan tales prácticas absurdas, el Concilio Vaticano II declara:

“La Iglesia enseña y ordena el uso de las indulgencias (un uso beneficioso para los Cristianos y aprobado por la autoridad de los Concilios Sagrados) se debe mantenerse en la Iglesia; y condenar con anatema a aquellos que dicen que las indulgencias son inútiles o que el la Iglesia no tiene el poder de otorgarles.” (20)

El Papa Francisco Sigue Vendiendo Indulgencias a los Fieles Católicos

La Agencia Católica de Informaciones (ACI Prensa) declara que el Papa Francisco continúa el negocio de dar “tiempo libre” del Purgatorio a través de la concesión de indulgencias. Para aquellos que no observaron la conmemoración de quinientos años de la Reforma Protestante en 2017, las personas hubiesen tenido tiempo de obtener una indulgencia plenaria, por especial veneración de Fatima la “María Manufacturada”de Roma.

“Para el centenario de las apariciones de Nuestra Señora de Fátima en Portugal, el Papa Francisco ha decidido conceder una oportunidad de indulgencia plenaria durante todo el año aniversario, que comenzó el 27 de noviembre de 2016 y terminará el 26 de noviembre de 2017”. (21)

El artículo enumera tres formas de obtener una “indulgencia plenaria”. El católico obediente debe asistir a una misa mensual en adoración a María por cada uno de los 6 meses ya sea en Fátima, otro sitio, o simplemente rindiendo homenaje a una estatua si el católico fuese enterado o encerrado.

En Vano, Roma Ordena Oraciones y Misas por los Muertos

“La práctica católica de la oración por los muertos está ligada a nuestra creencia en la realidad del purgatorio. A menos que lleguemos a la muerte en un estado de perfección, es decir, no solo con todos nuestros pecados perdonados, sino también con todos los castigos temporales debido al pecado remitido, no podemos entrar al cielo. Nada imperfecto puede entrar en la presencia de Dios.” (22)

El Papado esclaviza a los católicos que luchan por merecer la salvación a través de sus buenas obras. Lo que el sistema romano ofrece con una mano, lo quita con la otra. Roma ofrece indulgencias para aliviar las conciencias católicas de sus pecados y dar falsas esperanzas en una versión “más amable y apacible” del Infierno llamada “purgatorio.” Sin embargo, Roma no ofrece la verdadera solución al problema del pecado del hombre y su alejamiento de Dios. La doctrina católica deja a las personas culpables de su pecado, aun cuando buscan alivio en vano de la ira de Dios.

Lejos del Evangelio, los hombres y mujeres católicos viven con culpa. Por lo tanto, la Iglesia católica persuade a los fieles católicos para que paguen por las Misas que se dicen por sus seres queridos. Presumiblemente, sus parientes pagarán lo mismo por ellos cuando mueran.

Esta enseñanza católica es una de las mayores fuentes de dinero en el sistema católico. Una vez atrapada en el sistema de creencias católicas, una persona es esclavizada sin una verdadera esperanza de alivio en esta vida o la siguiente. Independientemente de si son ricos o pobres, los católicos pagarán por las misas por los muertos. Tal es la enseñanza oficial de la Iglesia católica:

“Desde los primeros tiempos, la Iglesia ha honrado la memoria de los difuntos y ha ofrecido sufragios en su favor, en particular el sacrificio eucarístico, para que, una vez purificados, puedan llegar a la visión beatífica de Dios.” (23)

Conclusion: Creer en el Evangelio de Cristo, No las Falsas Promesas de Roma

¿Cuál es tu verdadera esperanza para la vida eterna?

Primero, la verdad más importante es Dios mismo. Dios es infinito, eterno, inmutable en Su ser, sabiduría, poder, santidad, justicia, bondad y verdad. Él es el todo Santo. Su Santidad es el atributo que cubre todos los atributos para que Su justicia sea Santa, Su verdad sea Santa. Él es cada uno de Sus atributos. La santidad es lo que separa a Él de todos los demás seres. Él es completamente diferente a nosotros. Es por eso que necesitamos la salvación antes el Dios Santo y Todopoderoso. “No hay santo como Jehová; Porque no hay ninguno fuera de ti, Y no hay refugio como el Dios nuestro.” (24)

“¿Quien no te temerá, oh Señor, y glorificara tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado.” (25)

El mediador entre Dios y el hombre es igualmente de serio porque es solamente en aquel que es verdaderamente el Dios hombre, Cristo Jesús, que podemos relacionarnos con el Dios Santo y Todopoderoso. La Escritura dice: “Porque hay un solo Dios, y solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.” (26) El Apóstol Pedro elabora: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” (27)

En contraste, la Iglesia católica romana rechaza a Cristo como el único Redentor y Mediador de nuestras almas. En cambio, Roma insiste en que su versión manufacturada de María también desempeña el papel de mediador (“Mediadora”). El Papa Francisco continúa respaldando la doctrina católica oficial:

“En efecto, con su asunción a los cielos, no abandonó su misión salvadora, sino que continúa procurándonos con su múltiple intercesión los dones de la salvación eterna […] Por eso la Santísima Virgen es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora.” (28)

Ante el Dios Santo y Todopoderoso, somos salvos solo por su gracia. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie gloria.” (29)

La completa disparidad entre la gracia y las obras se muestra claramente en muchos textos en las Escrituras. “ Y por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia.” (30) Solo Dios a través de su gracia tiene el poder y el mérito para salvarnos. No podemos salvarnos por nuestras propias obras.

En contraste, la Iglesia católica ha definido la gracia como una mera herramienta mediante la cual las personas obtienen su propia salvación.

“La gracia es el auxilio que Dios nos da para responder a nuestra vocación de llegar a ser sus hijos adoptivos. Nos introduce en la intimidad de la vida trinitaria.” (31)

“Pertenecen igualmente a este tesoro el precio verdaderamente inmenso, inconmensurable y siempre nuevo que tienen ante Dios las oraciones y las buenas obras de la Bienaventurada Virgen María y de todos los santos que se santificaron por la gracia de Cristo, siguiendo sus pasos, y realizaron una obra agradable al Padre, de manera que, trabajando en su propia salvación, cooperaron igualmente a la salvación de sus hermanos en la unidad del Cuerpo místico.” (32)

Roma enfoca la atención de la fe de las personas en la iglesia misma y en sus sacramentos.

La Biblia en cambio nos enseña a confiar solo en Cristo: “Ellos dijeron: Creer en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.” (33)

“mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.” (34)

_________________________

  1. http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p123a12_sp.html accedido el 6 de enero de 2018. Catecismo, Párrafo 1030.
  2. I Pedro 2:24 https://www.biblegateway.com/passage/?search=1+Peter+2&version=RVR1960
  3. Hebreos 10:10
  4. Romanos 3:25
  5. Pablo VI, “Indulgentiarum Doctrina”, 1 de enero de 1967, Capítulo I, párrafo 2 en el Editor general Austin Flannery, OP, Concilio Vaticano II Los documentos conciliares y post conciliadores, (1975: Scholarly Resources, Inc., Wilmington, DE, EE. UU. ), 63. http://w2.vatican.va/content/paul-vi/es/apost_constitutions/documents/hf_p-vi_apc_01011967_indulgentiarum-doctrina.html
  6. Hebreos 1:3
  7. I Juan 1:7
  8. H. Lehmann, The Soul of a Priest, (1944: Loizeaux Brothers, New York, NY) 34 Citado en Lorraine Boettner, roman catolicismos, (1962: The Presbyterian and Reformed Publishing Company, Philipsburg, NJ, USA) 232
  9. Robert Bellarmine, De Gemitu, Libro 2, Capítulo 9. Citado en Lorraine Boettner, Roman Catholicism, (1962: The Presbyterian and Reformed Publishing Company, Philipsburg, NJ, EE. UU.) 220. El énfasis de los autores.
  10. Santo Tomas de Aquino Suma Teológica, Suplemento. Cuestión 100 , Hechos 2 Numero 3 Citado en http://op54rosary.ning.com/profiles/blogs/the-pain-of-fire-in-purgatoryhttp://www.catolicosfirmesensufe.org/extractos-del-libro-purgatorio-leme-o-lamntalo accedido el 6 de enero de 2018. énfasis del autor.
  11. Efesios 1:17
  12. San Juan 6:29
  13. Marcos 1:15
  14. Hebreos 3:7-8
  15. “Indulgentiarum Doctrina.” Párrafo 7
  16. Lorraine Boettner, Roman Catholicism, (1962: The Presbyterian and Reformed Publishing Company, Philipsburg, NJ, USA) 285-6
  17. Ver el Catecismo, Párrafo 1032: “Esta enseñanza se apoya también en la práctica de la oración por los difuntos, de la que ya habla la Escritura: ‘Por eso mandó [Judas Macabeo] hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado.’ Desde los primeros tiempos, la Iglesia ha honrado la memoria de los difuntos y ha ofrecido sufragios en su favor, en particular el sacrificio eucarístico, para que, una vez purificados, puedan llegar a la visión beatífica de Dios. La Iglesia también recomienda las limosnas, las indulgencias y las obras de penitencia en favor de los difuntos.” énfasis de los autores. Que
  18. Ver Don Stuart, “Why Were the Books of the Old Testament Apocrypha Rejected as Holy Scripture by the Protestants?” (¿Por qué los Libros Apócrifos del Viejo Testamento fueron Rechazados como Escritura Sagrada por los Protestantes?) en https://www.blueletterbible.org/faq/don_stewart/don_stewart_395.cfm accedido el 6 de enero de 2018.
  19. “También recogió unas dos mil monedas de plata y las envió a Jerusalén, para que se ofreciera a Dios un sacrificio por el perdón de los pecados. Hizo esta justa y buena obra, porque estaba pensando en la resurrección. Por eso mandó ofrecer ese sacrificio en favor de los muertos, para que Dios les perdonara su pecado.” 2 Macabeos 12:43-45 en https://www.biblegateway.com/passage/?search=2+Macabeos+12%3A43-45&version=TLA accedido el 6 de enero de 2018.
  20. Ídem
  21. María Ximena Rondón, “Así puedes obtener indulgencia plenaria por 100 años de Virgen de Fatima.” aciprensa, ACI Prensa 29 de noviembre de 2016 https://www.aciprensa.com/noticias/asi-puedes-obtener-indulgencia-plenaria-por-100-anos-de-virgen-de-fatima-35228 accedido el 6 de enero de 2018 énfasis del autor
  22. Bishop Michael J. Sheridan, “Prayer for the Dead, Part 1,” Catholic Herald Online, 2 de noviembre de 2007: Diocese of Colorado Springs, CO, USA on https://www.catholicculture.org/culture/library/view.cfm?recnum=7858 accedido 2018
  23. Catecismo, Párrafo 1032
  24. 1 Samuel 2:2
  25. El Apocalipsis 15:4
  26. 1 Timoteo 2:5
  27. Hechos 4:12
  28. Catecismo, Párrafo 969
  29. Efesios 2:8-9
  30. Romanos 11:6
  31. Catecismo, Párrafo 2021
  32. Catecismo, Párrafo 1477
  33. Hechos 16:31
  34. Romanos 4:5

Related Posts